Just another WordPress.com site

De la otrora “Caracas, la de los techos rojos” y que en los años 70 emergía como una de las ciudades más modernas de Suramérica, poco queda.

La desidia, el descontrol, el incumplimiento de la ley y la especulación son los verdaderos habitantes de esta capital. El “buenos días”, el “gracias”, y el “a la orden”,  se convirtieron en los grandes  exiliados.

A pesar de que aún existen reductos en los que se hacen esfuerzos para que la amabilidad sea la premisa, cada vez se hace más extraño el buen trato hacia el otro.

Antes se decía que esto solo sucedía en los organismos públicos, pero lamentablemente se ha generalizado hacia todos lados. Es como un hastío general, en el que no importa tratar bien a un cliente porque como existe escasez de todos los productos, no quedará más remedio que comprar lo que se vende, así se haga mal o bien.

¿En qué momento empezaron a escasear la cortesía y la gentileza?

Con todo esto, es obvio que la cultura del buen trato al turista (que cada vez visitan menos) ha desaparecido, o tal vez, nunca existió. La arrogancia es la gran protagonista.

Ojalá que vengan tiempos mejores, y en los que nadie se sienta regañado si pregunta la hora a un desconocido, o simplemente quiera saber el precio de algo.

                                “Caracas es Caracas y lo demás es monte y culebra” (Anónimo)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: